Ser padres es una tarea súper linda, pero a la vez complicada. Muchas veces pasamos todo el día vigilando y atendiendo al más pequeño de la casa, y cuando queremos hacer actividad física ya estamos muy cansados y nos acostamos lo más pronto posible para reposar.

La llegada de un bebé implica un cambio radical en la vida de una familia, y le dedicamos prácticamente todo el tiempo que tenemos al nuevo integrante.

También es sabido que para tener una vida saludable y sana, es necesario hacer actividad física por lo menos una hora al día, y no tener tiempo para nada puede hacernos caer en la vida sedentaria, y sobre todo para las madres, es importante volver al ruedo, tonificar nuevamente los músculos, quemar calorías, disminuir las estrías del embarazo y recuperar la forma y la circulación, y sobre todo despejar la mente.

Aunque estando solos no tenemos la misma libertad que estando con un bebé, es importante empezar a hacer ejercicios. Te contamos algunos que podés hacer aún con un bebé en casa:

  • Salir a caminar: es el mejor ejercicio. Además a tu bebé le hará bien respirar un poco de aire fresco. Si tiene más de 6 meses, lo ideal es salir con su cochecito, pero si es más chico, una buena opción es usar un mei tai, así podés tener libertad en tus brazos sin que el bebé corra peligro de caerse y esté siempre acunado. Koalita tiene muchos diseños de los mejores mei tai. Por último, si tu bebé tiene menos de 6 meses te recomendamos salir a caminar no más de media hora.
  • Sentadillas: podés usar un portabebés para sostenerlo y simular una pesa. Eso sí, recordá que tus movimientos son limitados
  • Abdominales: recostada sobre el piso, recostá a tu bebé entre tus piernas estiradas y juntas, y realizá suaves abdominales
  • Estocadas: este es un excelente ejercicio, que además ¡ a tu bebé lo va a divertir un montón! Posicionate de pie, con tu bebé en brazos y hacé un gran paso hacia adelante doblando la rodilla trasera casi hasta tocar el suelo, y repetí con ambas piernas
  • Brazos: Recostate, y levantá y bajá suavemente tu bebé para ejercitar tus brazos
  • Por último, es muy importante la relajación: con tu bebé en el pecho, descansá y respirá profundamente. Esto les servirá a ambos.

Podés hacer estos ejercicios todos los días, e ir aumentando y graduando día a día un poco más. Acordate que para ver resultados estéticos, tenés que acompañar tu rutina con una buena alimentación y sobre todo si estás amamantando a tu bebé.

Por último, si vas a realizar estos ejercicios junto a tu bebé, tratá de tomar todas las medidas de protección necesarias para que no ocurra ningún accidente. Lo ideal es que el pequeño siempre esté contenido y agarrado con algo. Podés usar mochilas portabebés, fulares, mei tais o lo que te resulte más cómodo. En https://www.koalita.com.ar/mei-tai/ vas a encontrar una gran variedad de estos productos y la mejor calidad. Ya te lo advertimos… ¡No hay excusas! Hacer ejercicio teniendo un bebé en casa es posible. ¿Te animás a intentarlo?

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *