Si te estás mudando a un condominio nuevo y agradable, probablemente no quieras llevar contigo el viejo sillón de tu sala de estar. Un juego de living nuevo puede ser, en ocasiones, sorprendentemente asequible, y comprar algunas piezas adecuadas te hará sentir aún más emocionado de mudarte a tu nuevo espacio.

Aunque sabemos que quieres salir corriendo a buscar opciones, te recomendamos que antes de dirigirte a las tiendas de tu barrio y comprar lo primero que te llame la atención, usa estos consejos que nos dio, muy amablemente Cardiff Muebles para que hagas la mejor elección y adquieras justo lo que necesitas.

1.    Planifica tu espacio

Con demasiados muebles, una habitación puede sentirse abarrotada; con muy poco, la habitación se sentirá vacía. Debes centrarte en encontrar las piezas que se adapten al espacio que tienes disponible.

La mejor manera de hacer esto es medir el espacio y hacer una representación gráfica sencilla en papel de la habitación que usarás como living. Haz tu dibujo a escala para que cada cuadrado represente una determinada medida. Por ejemplo, si tu sala de estar va a tener 3X4 metros, puedes hacer que cada cuadrado represente un metro, dividiendo el espacio por trozos. Con este esquema de la habitación, puedes esbozar aproximadamente dónde podrían ir las cosas.

En la mayoría de los casos, es mejor enfocar los muebles alrededor de un punto central, como el televisor o una chimenea. Con un contorno a escala de la habitación, puedes dibujar piezas para representar cosas como sofás, sillas y mesas. Esto te ayuda a determinar qué tan grande quieres que sean los muebles, es posible que necesites medidas muy específicas, en ese caso debes ir a una fábrica de muebles Buenos Aires para que puedas diseñar algo personalizado sin tener que adivinar si encajarán entre sí.

2.    Empieza por lo básico

Cuando se trata de muebles para la sala, los asientos son lo más importante. Quieres algo cómodo y necesitas suficiente espacio para recibir invitados, y quien sabe si alguna visita. Los sofás seccionales son agradables porque puedes colocarlos en una esquina contra una pared o colocarlos en el medio de la habitación para definir el espacio. A veces, sin embargo, son un poco grandes y pueden parecer que se están apoderando de la habitación. Algunas personas prefieren un sofá y una silla o dos.

Busca telas que no se manchen y que sean fáciles de cuidar. Dependiendo de tu sentido del estilo, es posible que desees algo en un color neutro que pueda resaltar con piezas de toques brillantes o algo en un color más fuerte que se destaque. Muéstrale al fabricante algunas muestras de los colores de tu piso y pared para que te dé su opinión sobre como puedes combinar los muebles con la habitación.

3.    Incorpora otros elementos

Una vez que hayas seleccionado tus piezas principales, puedes agregar algunos otros elementos al espacio. Esto puede incluir estanterías, mesas e iluminación. En última instancia, piensa en cómo utilizarás la habitación. Si el sofá que compraste tiene portavasos incorporados, es posible que no necesites una mesa auxiliar al lado. De lo contrario, seguro querrás mesas pequeñas en cada extremo o una mesa de café al frente. Si el sofá va en el medio de la habitación, algunas personas colocan una mesa detrás del sofá. Cualquiera de estas opciones puede funcionar.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *