Las placas antihumedad son pequeños paneles que son adheridos a las paredes. Su estructura goza de porosidad, este es precisamente el atributo que le permite llevar a cabo la función para la cual son utilizadas: reducir y eliminar la humedad que pudiera presentarse en las paredes.

La humedad es un problema común en algunas estructuras y está originada por lo general por filtraciones. Representa un elevado riesgo para la salud, ya que produce el hábitat ideal para la reproducción de ácaros y bacterias, causantes de diversas enfermedades respiratorias y de la piel.

De manera adicional, tienen un efecto negativo a nivel estético, ya que producen manchas verdosas y oscuras en las paredes, signo evidente de un profundo problema de humedad, el cual debe ser solucionado.

¿Cómo funcionan las placas antihumedad?

El funcionamiento de una placa antihumedad es sencillo: consiste en la absorción de la humedad a través de un proceso de osmosis, comprende una difusión de tipo pasiva cuyo rasgo principal es el paso de un líquido, en este caso agua, a través de una membrana semipermeable.

No obstante, el trabajo de la placa no culmina una vez se absorbe el agua, sino que además y de manera controlada, la evapora hacia el ambiente. De esta manera se garantiza que la superficie se mantenga seca, impidiendo el crecimiento de hongos y la reproducción de ácaros.

Generalmente, las placas también absorben el exceso de humedad del ambiente, por lo que como beneficio adicional será un regulador de la misma en el lugar donde sean utilizadas, sin dudas una manera eficiente y útil de mantener los espacios higienizados.

No basta con hacer mención a las placas antihumedad, también es válido destacar otras placas que pueden variar en composición y utilidad pero no en efectividad, a continuación algunos de ellos:

Placas de cemento: Altamente resistentes, por lo que pueden ser utilizadas tanto en el interior como en el exterior de las estructuras. Se componen de cemento y fibras que favorecen a la absorción de la humedad y a su posterior evaporación.

·         Placas de yeso: Destacan en impermeabilidad por lo que son ideales para ser utilizadas en lugares tales como baños y cocinas.

·         Placas decorativas: Usadas a modo de reparación, resultan ser el revestimiento ideal debido a que se encuentran elaboradas con diseños perfectos para decorar.

Muchas empresas se dedican a la fabricación de este tipo de revestimientos, una de ellas es Leplak, la cual es líder en su elaboración, ofreciendo productos de calidad con hasta 15 años de garantía, dejando claro que están comprometidos con la satisfacción del cliente mediante la entrega de placas con eficiencia probada.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *